"

26.2.16

El Ministerio obliga a Cataluña a vacunar toda la población ovina y bovina mayor de 3 meses


La detección en Francia de un brote de lengua azul ha motivado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a desplegar una franja de protección en todos aquellos territorios más sensibles a recibir la infección. En este contexto, Navarra, Aragón y Cataluña tienen la obligación de vacunar, antes del 30 de abril, toda la población ovina y bovina mayor de 3 meses. La vacunación en la provincia de Barcelona se llevará a cabo en las comarcas veterinarias de la Anoia, el Bages, el Baix Llobregat, el Berguedà, el Maresme, Osona, el Vallès Occidental i el Vallès Oriental.
Mientras que el Estado francés no ha puesto en marcha ningún plan de protección, la franja de blindaje que exige el gobierno de Madrid no se centra solo en las comarcas más próximas a la frontera, sino que engloba 27 de ellas y se extiende hasta la Conca de Barberà. Algunos ganaderos piden que en lugar de aplicar la medida de vacunar a todos los animales, se aplique la normativa de la UE, según la cual hay que realizar un análisis de riesgo y una evaluación real de la amenaza, ya que en Cataluña no se ha tenido constancia de ningún brote.
Consciente de la sensibilidad que genera en los consumidores cualquier información que alerte sobre enfermedades de los animales, Unió de Pagesos pone en duda la necesidad de poner 800.000 vacunas (entre ovino y bovino, tanto de leche como de carne) sin tener la enfermedad en Cataluña y sin haber ningún caso detectado desde el 2009. El sector mantiene que se obliga a vacunar en una zona donde no existe la enfermedad para generar una área de seguridad alrededor de la frontera, mientras que se pueden dar efectos secundarios no deseados de la vacunación, como debilitamiento de los animales, abortos, o incluso muerte de animales. Algunos ganaderos piden que la vacunación sea voluntaria, como en el caso del País Vasco. Aún así, el Ministerio decreta su obligatoriedad.
Más información