"

28.1.13

El día a día de nuestros profesionales


Gemma Comas: "El cliente no se le debe hacer esperar"

Gemma Comas es administrativa y hace 22 años que trabaja en las oficinas de Provetsa, concretamente, a la recepción donde gestiona la atención con el cliente. "La recepción es la primera impresión que el cliente se lleva de la empresa, por lo tanto la cordialidad y la amabilidad son imprescindibles", comenta y asegura que no le cuesta nada hacer este trabajo "me sale de dentro y, además, tengo la gran suerte de poder tratar con muy buena gente ".

El horario de atención al cliente es de las 9 de la mañana a la 1 del mediodía y de las 3 a las 7 de la tarde. Durante su jornada laboral, Comas recibe llamadas y las canaliza al departamento correspondiente, gestiona la documentación interna de la empresa, tramita los pedidos y las peticiones del servicio veterinario, y también se encarga de realizar la venta directa de los productos y medicamentos para animales, desde la tienda que Provetsa tiene ubicada en las mismas oficinas.

"En la recepción siempre somos dos personas para poder dar un servicio continuado e inmediato. El cliente no se le debe hacer esperar. Nunca se le puede dejar sin respuesta ni solución. Debe sentirse bien atendido ", dice. "Mi prioridad es velar por su bienestar y beneficio", añade.

Con más de 30 años de trayectoria en el sector ganadero, Provetsa ha alcanzado una cartera de clientes altamente fidelizada. La prueba está en que hay usuarios que hace décadas que confían en sus servicios. "He conocido a tres generaciones de clientes", explica. "Es muy gratificante ver que los hijos y los nietos siguen el negocio de sus padres y abuelos, y que siguen confiando en nosotros. Esto quiere decir que hacemos las cosas bien hechas ".

La comunicación interna es fundamental para que los trámites que se realizan desde la recepción de Provetsa acaben ejecutándose correctamente. "El buen ambiente de trabajo y el compañerismo lo facilitan", comenta. "Creo que hacemos un buen equipo. La mayoría hace años que estamos en Provetsa y que nos conocemos. Trabajamos muy cómodamente y el cliente lo nota ", añade.

Comas explica que nació en el campo y vivió allí durante más de veinte años. "Me siento muy identificada" asegura y considera que este es un sector muy sacrificado y liderado por personas muy valientes. "Sus beneficios no dependen sólo de ellos, también intervienen muchos factores externos, como por ejemplo el clima. Precisamente por eso les tengo mucho respeto. Intento facilitarles las cosas y hacer mi trabajo lo mejor que puedo ", dice.