"

25.2.14

La supresión de ayudas a las energías renovables lleva el sector porcino al límite


Los purines han sido durante mucho tiempo un tema de debate a raíz de su efecto en el medio ambiente. Una de las soluciones implementadas en todo el mundo es convertir las deyecciones ganaderas en la base por una energía renovable. Así nacieron y se siguen construyendo todo el mundo plantas de purines para producir electricidad.

La reforma de las tarifas eléctricas y la supresión de ayudas a las energías renovables, por parte del gobierno español, ha repercutido en el sector porcino llevándolo al límite. Hoy, han tenido que cerrar 24 plantas de tratamiento de purines en España, 6 de las cuales están en Cataluña, de estas 2 en la comarca de Osona.

El pasado día 20 de febrero los ganaderos se manifestaron para mostrar su desacuerdo. Y es que, la supresión de estas ayudas supone una reducción de más de un 40% de las subvenciones que reciben las plantas de purines. Es decir, si ahora para gestionar un metro cúbico, el coste que tenían era aproximadamente de 6 euros, sin esta ayuda el gasto podría llegar hasta los 50 euros por metro cúbico.

Osona es una de las comarcas de Cataluña donde se concentran más cabezas de ganado porcino y más deyecciones ganaderas. Las dos plantas que están ubicadas en Osona dan servicio a unas 165 explotaciones. Si se acaba aplicando esta medida, estas explotaciones se verán afectadas y no tendrán alternativas para hacer frente al volumen de excedentes que se gestionan las plantas. Cataluña es la primera comunidad de España productora de porcino , purines y excedentes , que suponen 650.000 metros cúbicos. Esperamos, por el bien común de uno de los sectores económicos más importantes de nuestra comarca, que prevalezca la cordura y se llegue a una solución conjunta.