"

31.3.17

Un escándalo de carne adulterada pone contra las cuerdas al gobierno de Brasil


Hace unos días recibíamos una noticia que ha conmocionado la opinión pública i en particular al sector de la industria cárnica. Se está investigando a una trentena de empresas cárnicas brasileñas por un fraude de inseguridad alimentaria que, supuestamente, adulteraba la carne destinada tanto al consumo local como a la exportación. Se han cerrado tres plantas. Y de las 4.000 que hay en el país, hay 21 bajo sospecha. La Unión Europea y los Estados Unidos les han pedido explicaciones como grandes importadores de carne brasileña. Una operación policial ha puesto al descubierto una red que introducía en el mercado carne caducada o en mal estado. Lo hacía maquillando las piezas con productos químicos para que tuvieran mejor aspecto.
Utilizaba aditivos no adecuados para el consumo o falsificaba las fechas de caducidad. Lo explica Mauricio Moscardi, policia federal de la investigación: «A veces usaban productos cancerígenos para esconder el mal aspecto o el mal olor de los productos podridos o para disimular el deterioro».
La policía ha detenido a los directivos de las dos grandes empresas del sector, que figuran además entre las más grandes exportadoras mundiales.
Hay que tener en cuenta que Brasil es uno de los grandes exportadores mundiales del sector cárnico, el más importante en carne bovina y pollo y el cuarto en carne de cerdo. Por eso, el presidente de Brasil, Michel Temer, se reunió con urgencia con veinte embajadores de los 150 países importadores de carnes brasileñas.
Este preocupante hecho sería impensable que sucediera en el Estado español, devido a los controles en la trazabilidad de sus productos, una herramienta para conocer todos los elementos que intervienen en la elaboración de un producto (materias primas, aditivos, envases, etc), y todas las fases por las cuales pasa (recolectores, productores, elaboradores, distribuidores, etc).